El CIP acoge el primer debate entre periodistas e indignados