Fallece Jorge Semprún, intelectual y político premiado por el Club Internacional de Prensa


ImprimirEnviar por e-mailPDF
Jorge Semprún junto a los directivos del CIP Carmen Enríquez y Miguel Ángel Sacaluga

Jorge Semprún, escritor, ex ministro de Cultura del Gobierno socialista español y testigo del Holocausto nazi (fue superviviente de un campo de concentración), ha muerto en París a los 87 años. Su fallecimiento, el martes 7 de junio, ha provocado las condolencias de destacadas figuras de la política y de la literatura, que han elogiado su compromiso europeísta y su talla como escritor. El último premio que Semprún recibió en vida se lo otorgó el Club Internacional de Prensa.

Semprún nació en Madrid en 1923 y abandonó España junto a su familia en 1936 tras el estallido de la Guerra Civil. Después de la contienda, se alistó con la Resistencia francesa y se afilió al Partido Comunista español. Fue arrestado por los alemanes y deportado al campo de concentración de Buchenwald, hasta su liberación por tropas estadounidenses.

Después de la guerra, Semprún militó contra el régimen de Francisco Franco desde el Partido Comunista, pero fue expulsado de esta formación política en los años 60.

Su abuelo fue Antonio Maura, quien fuera presidente del Gobierno durante el reinado de Alfonso XIII.

Aunque posteriormente se consagró gracias a la escritura, no renunció a la política y aceptó ser ministro de Cultura en España entre 1988 y 1991 en el Gobierno del entonces presidente socialista Felipe González.

Su obra literaria, en gran parte escrita en francés, fue reconocida, entre otros, con los premios Fémina (1969) por "La segunda muerte de Ramón Mercader", el Planeta (1977), con "Autobiografía de Federico Sánchez", o la medalla Goethe (2003). También fue autor de "El largo viaje" (1963), "La montaña blanca" (1986) o "Veinte años y un día" (2003).

En 1996 se unió a la Academia Goncourt.

Semprún también trabajó en el cine, escribiendo los guiones para películas de Alain Resnais, Joseph Losey o Costa- Gavras, como "Z", "L'Aveu" y "Section spéciale".

En 1990 opinó que el Programa 2000 del PSOE estaba «en parte rebasado por la Historia», por todo lo cual recibió críticas en la Ejecutiva del partido, con cuyo aparato mantuvo un permanente desencuentro.

El presidente González remodeló su equipo el 11 de marzo de 1991 y, al frente de Cultura, designó a Jordi Solé Tura, por lo que Jorge Semprún regresó a Francia como consejero de Canal+ el 10 de junio de 1992.

Su paso por la política quedaría recogido en el Libro "Federico Sánchez se despide de ustedes", en el que se deshacía definitivamente de su alias, publicado en 1993.

Condolencias

El jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero lo definió como un militante de las libertades, de la cultura y del pensamiento. "Todos debemos recordarle, homenajearle y todos hemos sentido su pérdida. Jorge Semprún está ya siempre en la historia de los mejores demócratas de Europa y de España", declaró en los pasillos del Congreso.

El ex secretario general de la OTAN Javier Solana, que fue el antecesor de Semprún en el Ministerio de Cultura, también tuvo palabras de recuerdo para él a través de un mensaje en Twitter. "Lo que significa para mí. Imposible de expresar en 140. Mejor silencio como recuerdo al amigo", sostuvo.

La ministra española de Cultura, Ángeles González-Sinde, tenía previsto viajar el miércoles a París para su sepelio. "Es un referente muy importante en todo eso que ahora llamamos 'la memoria histórica'", declaró la ministra a la Cadena SER.

Para el portavoz de Izquierda Unida (IU) en el Congreso de los Diputados, Gaspar Llamazares, Semprún es "de lo mejor de la historia de los luchadores antifranquistas, de la historia democrática y de lo mejor de la izquierda". Llamazares resaltó "su mirada de joven, no anquilosada, de forma crítica, con la que analizaba la propia democracia, cuyo funcionamiento consideraba mejorable".

El eurodiputado de IU Willy Meyer indicó que Semprún fue una de las cabezas más comprometidas con la libertad, la igualdad y la solidaridad. "Con su muerte, Europa pierde un combatiente antifascista, un intelectual y resistente comprometido", agregó. "Su compromiso está hoy más vigente que nunca, en una Europa que sufre sus mayores recortes sociales", denunció Meyer.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, en un comunicado emitido por el Elíseo, ha rendido homenaje "a esta figura tutelar entre los escritores del siglo XX". "A través de su talento multiforme de novelista, memorialista, poeta y guionista ha contribuido, de forma decisiva, a la comprensión de los mecanismos de los totalitarismos". Sarkozy recuerda la relación estrecha con Francia de este escritor español exiliado en París desde 1939 y que escribió casi toda su obra en francés: "Eligió por patria el francés, como Casanova, Cioran o Beckett. Era un francés de adopción para el que la plaza del Panteón constituía el centro del universo, una figura familiar en Saint-German-des-Prés, uno de las últimas grandes personalidades de una época trágica pero deslumbrante de la historia literaria de nuestro país".

El ministro de Cultura francés, Frédéric Mitterrand, le rindió homenaje calificándole como "un gran escritor", pero también un "gran testigo de nuestro tiempo" que había "elegido la lengua francesa como segunda patria". "Jorge Semprún, para quien 'lo indecible, es lo que no se puede callar', seguirá siendo para todos nosotros una de las más bellas figuras del pensador comprometido al servicio del ideal europeo", afirmó el ministro en un comunicado, y recordó que "la libertad, la dignidad y el honor de la condición humana" eran unas de sus principales preocupaciones.

"Exiliado, resistente, deportado, este hombre que se jugó muy a menudo la vida, este escritor que supo asumir los riesgos de sus compromisos, también conoció la alegría de tener el reconocimiento de sus contemporáneos", como "ministro de Cultura apasionado por su labor" en España y como "gran autor" en Francia, recalcó Mitterrand, quien recordó asimismo al "destacable guionista", el de algunos de las mejores películas de Alain Resnais y de Costa-Gavras.

Por su parte, el escritor peruano y Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa ha calificado la obra de Semprún de testimonio extraordinario del siglo XX. Vargas Llosa ha apuntado que la obra de Semprún es "un testimonio vivo" de "toda la problemática" del siglo XX porque vivió desde "la lucha contra el nazismo" a "la ilusión del comunismo". "Estaba en la línea de escritores que fueron más bien hombres de acción" en "épocas terribles", ha añadido el escritor peruano.

Premio Internacional de Periodismo 2010

El último premio recibido en vida por Semprún en París le fue otorgado en París, el 18 de febrero pasado, por el Club Internacional de Prensa durante un emotivo acto. El premio se lo entregó el embajador español ante la UNESCO Ion de la Riva, en presencia de la actriz Carmen Maura, prima del homenajeado, y de varios amigos, periodistas y diplomáticos, entre ellos el embajador de España en París, Carlos Bastarreche, y el embajador de Argentina ante la UNESCO, Miguel Ángel Estrella.


Comentarios

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <b> <i> <u> <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Para prevenir el envío de spam, por favor responda a lo siguiente.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.