Desayuno informativo del CIP: Rönquist afirma que España heredará una Presidencia de la UE similar a la sueca


ImprimirPDF
embajador sueco

MADRID. - El embajador de Suecia en España, Anders Rönquist, país que preside este semestre la Unión Europea (UE), ha calificado de “excelente” la cooperación con España, que asumirá dicha Presidencia a partir del próximo uno de enero. España heredará similares asuntos que Suecia: la salida de la crisis económica, los efectos del cambio climático y el tema de las nuevas instituciones europeas, ha agregado Rönquist durante el desayuno informativo que ha organizado el Club Internacional de Prensa (CIP) y que se ha desarrollado en el Hotel Intercontinental, de Madrid.

Rönquist ha relacionado la salida de la crisis con el cambio climático y una economía sostenible, para seguir en la línea de las anteriores presidencias europeas, y en tal sentido ha dicho que las medidas deben ir encaminadas a “evitar caer otra vez en las consecuencias de una nueva crisis”.

El embajador sueco ha reconocido que “vamos a tener una presidencia muy difícil” y que será en el Consejo Europeo de diciembre “cuando se vean los logros” obtenidos por Suecia, aunque “los comentarios hasta ahora son muy positivos”. Por de pronto, Rönquist se ha referido a la última cumbre del G-20, sobre la que ha dicho que se ha empezado a escuchar “una voz unida” europea.

El embajador nórdico ha señalado que es “el momento para que nuestras economías sean más ecológicas y mas eficientes”. Se ha referido a Suecia como país que lleva veinte años fiscalizando las emisiones de CO2, castigando los carburantes fósiles, incrementado la bioenergía y con la imposición de una tasa para los vehículos que entran en la ciudad de Estocolmo, modelo que, a su juicio, debería ser asumido por la Unión Europea, porque “no es una cuestión de incrementar los impuestos de los Estados, sino de que la industria tome buenas soluciones”, como la incentivación de los vehículos híbridos, y buscando resultados encaminados a “apoyar el transporte colectivo en las ciudades”, ha indicado.

Por ello ha adelantado que en la Cumbre de Copenhague, que se celebrará en diciembre para cerrar la Presidencia sueca, la propuesta será la reducción del 20 por ciento de las emisiones de CO2 para el año 2020 e intentar “llegar al 30 por ciento”, calificando esta cuestión “como muy beneficiosa a largo plazo”, meta que el embajador sueco ha dicho que intentará superar su propio país.

En cuanto a medidas concretas para salir de la crisis económica, Rönquist se ha mostrado a favor de “abolir el abuso de los bonos que ha permitido al sistema financiero tener unas ganancias a corto plazo, pero con unas consecuencias que están pagando los ciudadanos”.

También se ha referido a la necesidad de “regresar al Pacto de Estabilidad europeo y al déficit público que no supere el 3 por ciento, porque la situación actual no es sostenible”. Que este asunto tendrá que ser “renegociado durante la Presidencia de España de la UE”, al objeto de impulsar el empleo y una economía europea más competitiva. “Es un problema que tienen los estados, incluido Suecia, que son conscientes de que hay que volver a ese límite, y España ha anunciado que lo hará en 2012", pero que por el momento "todavía hay necesidad de estimular la economía”, ha indicado el embajador nórdico.

Rönquist ha adelantado otros asuntos centrales de la Cumbre de Copenhague, como las medidas para impulsar el empleo, la formación profesional y la lucha contra la violencia de género. Respecto a esto último, el embajador sueco ha expresado que “estamos convencidos de que las mujeres que se quedan en casa corren más riesgo” y que Europa “debe incentivar mejor el mercado de trabajo de las mujeres para alcanzar una mayor igualdad”.

Asimismo, Europa tendrá que acordad un sistema de financiación para los países en vías de desarrollo, sobre el que ha señalado la queja de no ver “propuestas concretas de los países” miembro. “No es sólo cuestión de darle dinero si no de concretar las inversiones que esos países deben desarrollar”.

Una de las preguntas en la que han insistido los periodistas asistentes ha sido la situación de la República Checa, único país pendiente de firmar el Tratado de Lisboa. El embajador Rönquist ha dicho que “hay que respetar el tema constitucional” checo, y ha anunciado que el próximo día 27 será considerado por su parlamento nacional, “que no está en contra”. Ha agregado Rönquist que “este tren [tratado] ha ido con tanta velocidad”, que ha mostrado su seguridad de que Chequia lo firmará, pero que la cuestión principal “es cuándo” lo hará el presidente Václav Klaus, considerando finalmente que “sea lo antes posible”.

Respecto a un plan B en caso de que la República Checa no firmara el nuevo tratado europeo, Rönsquit ha recordado que “no sería el único obstáculo” al que se ha enfrentado la UE en su historia, y que en anteriores ocasiones “ha sido necesario establecer soluciones a las excepciones”, como es el caso de la carta de derechos humanos, señalando como negativo negativo que no todos los países comunitarios “estén bajo el mismo sistema” de reconocimiento de derechos.

A preguntas de los periodistas, el embajador sueco ha dicho que su país “no tiene candidato” para ocupar la presidencia europea. También que se han publicado algunas inexactitudes sobre el Premio Nobel de la Paz, en relación con el recibido por Barak Obama, pues es un galardón que promueve Noruega y no Suecia, como consecuencia de su unión política a principios del siglo veinte.

Rönquist ha reconocido la escasa presencia de la mujer en los altos cargos directivos de las empresas privadas en Suecia, un país que no tiene establecidas cuotas aunque sí incentivos, pero ha señalado que los votantes suecos exigen la presencia de mujeres en las listas electorales, “o no las votan”.

“No creo que haya cambiado la idea que se tiene de Suecia”, ha dicho su embajador al ser preguntado también por el efecto de la trilogía Millenniun, del escritor sueco Stieg Larsson. Rönquist ha reiterado en varias ocasiones que se trata de una ficción, pero que “es fundamental para las sociedades que haya debate sobre las deficiencias del Estado”. Esta obra hace que los españoles, por ejemplo, “discutan los mismos temas” que los suecos, “porque son los mismos retos pra todos. Este es el gran éxito de esta obra, y es muy bueno”, ha señalado.

También el embajador sueco ha expresado que en su país se producen unas trece muertes anuales por violencia de género, un índice similar al de España, por lo que ha advertido que “resulta peligroso cuestionar las políticas de igualdad” difundiendo estos datos erróneos.

En otro momento, Rönquist se ha mostrado “muy orgulloso” de la web diseñada por la Presidencia sueca de la UE (www.se2009.eu), con una información muy actualizada en tiempo real, que “informa día a día de lo que se discute y aprueba en las reuniones”, pues “nuestra ambición es que las instituciones europeas sean más entendibles para los ciudadanos, que piden más transparencia”, ha dicho finalmente.

Pie de foto: El embajador de Suecia en España, Anders Rönquist, entre la presidenta del CIP, Carmen Enríquez, y los miembros de la junta directiva, Fernando Orgambides (izq.) y Javier Arenas (dcha). Mendo Fotos.