El secretario de Estado para la Unión Europea inaugura la nueva etapa de los desayunos informativos del CIP


ImprimirPDF
lopez-garrido-enrique-sacaluga.jpg

MADRID.- El secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, ha mostrado hoy su total confianza en que la República Checa firmará el Tratado de Lisboa antes de que España asuma la Presidencia Europea el próximo uno de enero, una vez que el referéndum irlandés ha sido afirmativo.

López Garrido ha realizado estas declaraciones durante el primer desayuno informativo que organiza el Club Internacional de Prensa (CIP) bajo el mandato de su nueva junta directiva elegida el pasado mes de junio y que preside la periodista Carmen Enríquez. Se ha desarrollado en el Salón Cibeles del Hotel Wellington, de Madrid, donde ha acudido un nutrido grupo de periodistas españoles y corresponsales extranjeros, así como representantes de embajadas europeas en España.

López Garrido ha empezado despejando el escollo pendiente para la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, y ha dicho que la República Checa, único país de los 27 pendiente de ratificarlo, solucionará las trabas presentadas por su presidente, Václav Klaus. “Estoy convencido que ratificará el tratado antes de acabe el año, sobre todo teniendo en cuenta que Klaus lo firmó en su momento”.

Para basar su seguridad en la ratificación checa, López Garrido ha recordado su reciente entrevista con el nuevo embajador de este país en España, Karel Beran, que ha pedido “un espacio de tiempo” para lo que el secretario de Estado ha calificado de una cuestión puramente “procesal”. López Garrido ha añadido que “no cree en ningún bloqueo” y que se está a la espera de la propuesta del gobierno checo. También ha dicho que “no hay plan B en el caso de que Klaus no firme el tratado”.

Para el secretario de Estado, la Unión Europea entrará en una nueva fase coincidiendo con la Presidencia española de la UE, “equiparable a la fundacional”, tras la segunda guerra mundial, y a la del Tratado de Maastrich, tras la caída del muro de Berlín.

Ha indicado que las líneas de la política europea para la próxima década serán marcadas durante la Presidencia española, y que estas se centrarán en la definición de un nuevo modelo económico, un gran pacto europeo por el empleo, que a su juicio “será lo más difícil”, y el desarrollo de una Europa para los ciudadanos. “Por primera vez los europeos tenemos unos derechos frente a los euroburócratas de Bruselas”, ha afirmado.

Asimismo, España impulsará la euro-orden de protección supranacional en la lucha contra la violencia de género y la creación de un Observatorio europeo. Otros asuntos que centrarán la Presidencia española será la lucha por el cambio climático y la definición de una política exterior común consensuada entre los Estados miembro bajo la autoridad de un Alto Representante.

El secretario de Estado para la UE ha adelantado que durante la Presidencia española se estudiará la institución de un Fiscal europeo, la firma del Convenio Europeo de Derechos Humanos y la formulación de la iniciativa legislativa popular europea, con un millón de firmas.

Para López Garrido la existencia en sí de un Pacto por la Inmigración europeo es “una medida en sí progresista”. “Es mejor tener una política que no tenerla”, al considerar que “para combatir la ilegalidad” lo idóneo es “abrir cauces legales” a la inmigración.

El secretario de Estado español se ha mostrado convencido de que con el Tratado de Lisboa acabe la crisis institucional europea que dura ya ocho años.