Entrevistas a los galardonados con los Premios anuales del CIP


ImprimirPDF

Con motivo de la entrega de los Premios Anuales del Club Internacional de Prensa ofrecemos una serie de entrevistas que hemos realizado a los ganadores de este año: Pilar Bonet Cardona, corresponsal del diario El País en Rusia; Rosa María Veloso, corresponsal de la Radio Televisión Portuguesa (RTP) en España; el periodista Miguel Ángel Aguilar, a la Agencia EFE, que este año celebra su 75 aniversario (entrevista a Fernando Moreno Martín, coordinador de actos del 75 aniversario de la agencia), así como a los reporteros Marc Marginedas, Javier Espinosa y Ricardo García Vilanova.

Marc Marginedas

Marc Marginedas, Premio al periodista o autor cuya obra haya destacado por su defensa de los valores humanos
 

- Felicidades por el Premio. La crisis económica y del modelo informativo hacen que muchos medios comiencen a cuestionarse la propia figura del corresponsal o el enviado especial. ¿Hay futuro para las corresponsalías o los enviados especiales? ¿Sobrevivirán sólo en los medios públicos?
No comparto la idea de que solo sobrevivirán los corresponsales y enviados especiales de los medios públicos. Trabajo para un medio privado (El Periódico de Catalunya) que está logrando mantener la plantilla de corresponsales, enviados especiales y stringers en el extranjero con la que contaba antes de la crisis. Eso sí, con menos recursos para obtener la información y salarios más exiguos. Las crisis siempre constituyen una oportunidad para mejorar, para expulsar lastres superfluos y quedarse con lo esencial. Antes de la crisis, cuando los medios ganaban mucho dinero, hemos de admitir que existía una cierta ‘despreocupación’, compartida en mayor o menos medida por todos nosotros, cuando realizábamos alguna cobertura en el extranjero. Esta crisis nos ha obligado a hacer un esfuerzo, muy necesario, para mejorar la forma en que administramos nuestros recursos cuando viajamos.
 

- La seguridad de los profesionales de la información es otro de los motivos para plantearse si seguir o no informando sobre el terreno. ¿Cuándo hay que dejarlo?
Es difícil decir cuando un país o un determinado conflicto pasa a engrosar la lista de riesgos inasumibles, una frontera borrosa que depende, además, de apreciaciones muy subjetivas. Lo que para un reportero puede constituir un riego inasumible, para otro puede significar simplemente forzar un poco la suerte. Medir riesgos no es una ciencia exacta, pero hay una serie de indicios que te permiten identificar tendencias y sobre todo, ver por dónde van los tiros. La predisposición de quienes acogen a un periodista en una zona de conflicto es uno de ellos. En Siria, desde la primavera del 2013, los reporteros extranjeros veníamos constatando un cansancio de quienes antaño nos acogían con los brazos abiertos hacia nosotros después de que la comunidad internacional optara por no implicarse en el país.
 

- En países como Siria…¿cree que sabríamos lo que está pasando si no hubiera prensa internacional?
Eso es exactamente lo que está pasando. Desde la oleada de secuestros de reporteros extranjeros, ya no quedan reporteros que viajan a las zonas de Siria controladas por los rebeldes, y únicamente es uno de los bandos en conflicto –el bando oficial- el que consigue trasladar su mensaje más allá de las fronteras sirias. Los datos que nos llegan via internet desde el bando rebelde no pueden ser calificados de ‘información’, porque proceden en su inmensa mayoría de fuentes no contrastadas. Información es un sustantivo que procede del verbo formar, y no se puede formar si no se transmiten datos fiables y contrastados.
 

- ¿Cómo condicionan su trabajo las redes sociales? Ahora casi cualquiera puede mandar una fotografía o dar un una noticia a través de esos nuevos canales de comunicación…
Bien empleadas, las redes ayudan enormemente a difundir el trabajo de un periodista. Son una herramienta esencial, de infinitas posibilidades, que amplifica e incrementa la eficacia misma del mensaje. Falta ahora un modelo de negocio que ayude a hacer rentable la actividad periodística en la red. Internet es todavía un fenómeno reciente en nuestras vidas, pero creo que, poco a poco, nos vamos aproximando a esta nueva sociedad de la información que tanto anhelamos y en la que la rentabilidad de la actividad periodística no estará en entredicho. Las redes, además, permiten a un reportero mantener el contacto con las fuentes en la distancia, incluso en aquellos lugares como Siria donde las conexiones telefónicas no existen o son deficientes. Muchos expertos equiparan la aparición de internet con la invención de la imprenta por Johannes Gütemberg alrededor del año 1.440. No me cabe duda de que en este siglo XXI será mucho más difícil para las dictaduras y los regímenes dictatoriales ocultar violaciones de los derechos del hombre, crímenes de guerra o contra la Humanidad. Las redes son nuestras aliadas.
 

- El periodista multimedia, el que entrevista, escribe, fotografía, graba, edita… ¿es el profesional del futuro?

Sí y no. Un freelancer, probablemente, tendrá que convertirse en una especie de ‘chico para todo’ si quiere que su actividad sea económicamente rentable. Le voy a dar un ejemplo: Escribir solo para un diario, con retribuciones del orden de los 80 euros por crónica, no puede por si solo hacer rentable un determinado viaje a una zona de conflicto. Los grandes medios, en cambio, deben recordar que solo podrán sobrevivir si ofrecen productos de valor añadido y calidad. Y necesariamente, ésta se verá mermada si el corresponsal o enviado especial se ve obligado a hacer un buen número de crónicas para diferentes soportes.
 

- ¿Sigue con ganas de hacer la maleta y salir a por el próximo reportaje? En caso afirmativo, ¿ya sabe dónde irá?

¡Y tanto! Creo que todo lo que está sucediendo en el espacio exsoviético es de gran interés. La crisis de Ucrania no afecta solo a ese país, sino que repercute en la estabilidad de la misma Rusia.

 

Javier Espinosa

Javier Espinosa, Premio al periodista o autor cuya obra haya destacado por su defensa de los valores humanos
 

- Felicidades por el Premio. La crisis económica y del modelo informativo hacen que muchos medios comiencen a cuestionarse la propia figura del corresponsal o el enviado especial. ¿Hay futuro para las corresponsalías o los enviados especiales? ¿Sobrevivirán sólo en los medios públicos? ¿O serán siempre freelance?
No lo sé, pero es evidente que un corresponsal que conoce el país ó región donde vive, y dispone de los medios adecuados para realizar su función, siempre dispondrá de cierta ventaja para informar frente a un freelance que cae en un lugar como si fuera un paracaidista y con recursos mucho más comedidos.

- La seguridad de los profesionales de la información es otro de los motivos para plantearse si seguir o no informando sobre el terreno. ¿Cuándo hay que dejarlo?
Los conflictos siempre han sido peligrosos, para los periodistas y especialmente para los ciudadanos del país afectado. Nadie se planteó que había que dejar de informar en Vietnam o en la Segunda Guerra Mundial.

-  En países como Siria… ¿Cree que sabríamos lo que está pasando si no hubiera prensa internacional?
De hecho sabemos poquísimo de lo que está pasando porque la presencia de periodistas es mínima. Hay que recordar que todavía hoy no sabemos ni cuanta gente murió en 1982 cuando el padre del actual presidente arrasó la ciudad de Hama, precisamente porque no había periodistas independientes sobre el terreno.

- ¿Cómo condicionan su trabajo las redes sociales? Ahora casi cualquiera puede mandar una fotografía o dar un una noticia a través de esos nuevos canales de comunicación…
Son meros instrumentos, herramientas, muy útiles pero nunca fiables al cien por cien. No hay que confundir periodismo con Facebook o Twitter.

- El periodista multimedia, el que entrevista, escribe, fotografía, graba, edita… ¿es el profesional del futuro?
Puede ser, pero nadie es un Supermán y si todo el tiempo que dedicabas antes a escribir un artículo ahora lo tienes que repartir entre sacar fotos, grabar vídeos, etc etc, el resultado será que la calidad quedará mermada. Nadie hará un gran artículo sino que producirá muchas informaciones de relleno. Estamos ante el sempiterno debate de ¿qué queremos? ¿calidad o cantidad?

 

Ricardo García Vilanova

Ricardo García Vilanova, Premio al periodista o autor cuya obra haya destacado por su defensa de los valores humanos
 

- Felicidades por el Premio. La crisis económica y del modelo informativo hacen que muchos medios comiencen a cuestionarse la propia figura del corresponsal o el enviado especial. ¿Hay futuro para las corresponsalías o los enviados especiales? ¿Sobrevivirán sólo en los medios públicos?
El gran problema actual es la crisis en la que se encuentran inmersos los medios. La mayoría en graves dificultades económicas, así que es probable que gran parte de los que sobrevivan sean públicos y por supuesto la figura del freelance tomara cada vez mayor relevancia.
 

- La seguridad de los profesionales de la información es otro de los motivos para plantearse si seguir o no informando sobre el terreno. ¿Cuándo hay que dejarlo?
El tema de la seguridad es una percepción subjetiva y por tanto una decisión personal: si dar ese testimonio en determinadas circunstancias merece o no asumir ese riesgo.
 

- En países como Siria… ¿Cree que sabríamos lo que está pasando si no hubiera prensa internacional?
A mi entender la prensa internacional asegura, o tendría que ser así, la imparcialidad de la información. Los activistas y periodistas locales pueden tener el problema que en determinados casos se pueden crear situaciones en las que no exista esa objetividad o rigor informativo que se tendría que dar siempre en cualquier tipo de cobertura.
 

- El periodista multimedia, el que entrevista, escribe, fotografía, graba, edita… ¿es el profesional del futuro?
Yo no creo en esa figura. Si te dedicas a hacer de periodista multimedia al final no creo que puedas tener tiempo suficiente para hacerlo lo mejor posible, aunque la tendencia cada vez más es esa.
 

- ¿Sigue con ganas de hacer la maleta y salir a por el próximo reportaje? En caso afirmativo, ¿ya sabe dónde irá?

Si aunque no he decidido dónde. La única ventaja de ser freelance es la libertad de elección, de poder decidir dónde, cuándo y cómo quieres desarrollar esa cobertura.

 

Pilar Bonet Cardona

Pilar Bonet, Premio al mejor corresponsal o enviado especial español en el exterior

 

- Felicidades por el Premio. La crisis económica y del modelo informativo hacen que muchos medios comiencen a cuestionarse la figura del corresponsal y apuesten por periodistas freelance o grandes agencias. ¿Hay futuro para las corresponsalías? ¿Sobrevivirán solo en los medios públicos?
La figura del corresponsal en tanto que especialista dedicado a un entorno concreto, que actúa como un traductor o intérprete de la realidad que le rodea para el público que lo lee, me parece insustituible, si de lo que se trata es de hacer una información rigurosa y concebida como servicio. La cuestión es saber si esa figura se convertirá en un lujo que pocos medios pueden pagar o si degenerará y perderá en rigor al verse confrontado con múltiples tareas que objetivamente no pueden ser compatibilizadas sin pérdida de calidad.

 

- ¿Cómo condiciona su trabajo los nuevos canales de comunicación como las redes sociales? ¿Qué aporta el corresponsal?
Las redes sociales proporcionan un contexto en el que el corresponsal debe orientarse, pero este contexto debe complementarse con la experiencia directa del periodista en su relación con la realidad. Las redes sociales son parte de esa realidad, pero deben ponerse en perspectiva para no identificarlas con el todo. La experiencia, el conocimiento acumulado y la intuición y en definitiva, el factor humano para bien y para mal, son aportaciones del corresponsal.

 

- Comentaba hace unos años un colega suyo que cada noche temía irse a la cama y levantarse al día siguiente con un golpe de estado y un nuevo gobierno… ¿El corresponsal del siglo XXI sigue viviendo esa angustia?
Depende del entorno. Hay corresponsalías de matices y fenómenos de larga duración y hay corresponsalías de sobresalto. Hay corresponsalía donde las noticias suelen ocurrir a horas de oficina y las hay donde puede pasar cualquier cosa a cualquier hora. Los últimos sucesos en Ucrania y en Crimea indican que los sobresaltos siguen siendo posibles y me temo que no se han acabado.

 

- ¿Qué temas de los que cubren desde la corresponsalía despiertan más interés en la audiencia española?
No sé si tengo una percepción muy exacta, pero, a juzgar por las reacciones, los temas sobre la memoria histórica parecen gozar de gran aceptación. También los reportajes de viajes y las historias humanas.

 

- Y como española residente en Moscú, ¿qué grado de conocimiento de España y su realidad cree que tienen los rusos?

Creo que el grado de conocimiento de la realidad española ha aumentado mucho desde que nuestro país se ha convertido en uno de los destinos turísticos favoritos de los rusos. Ahora tengo amigos de Siberia y de los Urales que tienen casas en España y que conocen mejor que yo cómo es la vida en Valencia o en Alicante. Y todos parecen haberse aficionado al jamón.

 

Rosa María Veloso

Rosa María Veloso, Premio al mejor corresponsal extranjero en España

 

- Felicidades por el Premio. ¿Qué aspectos de la actualidad española interesan más a los medios y a los ciudadanos portugueses?

La actualidad española interesa mucho en Portugal. Siempre se miró mucho España, nuestra historia es similar y aún más a partir del final de los años 70, con el fin de las dictaduras, el camino hacia la democracia y la entrada en la Unión Europea, entonces CEE. Los portugueses hacen muchas comparaciones, donde están mejor y peor. Por desgracia en lo económico empezamos antes a estar peor. Cuando llegué aquí me pedían hacer reportajes de los "mileuristas", porque en Portugal era un "sueldazo" y en España era poco. ¡Una ironía, al final, hoy, la crisis está a los dos lados de la frontera!

- Es usted corresponsal de RTP en España desde 2005. ¿Cómo ha cambiado su percepción de la realidad española en estos años?
Cuando llegué a España me sorprendía el poder de compra, cómo se compraban pisos en las afueras de Madrid por 250.000 o 300.000 euros! La gente iba a los centros comerciales a comprar y gastar mucho, mientras que en Portugal la gente iba a pasear los domingos con la familia y la gente mayor a calentarse, en el invierno. Hice un reportaje sobre el tema de los billetes de 500, que en España circulaban más que los de 5 euros! Y los críos que nacían y podían tener 2500 euros en la cuenta. El célebre cheque-bebe de Zapatero, que no duró casi nada. Antes contaba desarrollo y bienestar, hoy cuento desahucios, hambre y pobreza.

 

-  ¿Cree que en Portugal hay un conocimiento real de España?
Sí, el ciudadano portugués medio conoce muy bien la realidad española. Y entiende el español, cosa que no pasa en España. Cuando viene aquí alguien del gobierno portugués, un escritor o experto, suelen hablar castellano o "portuñol" para que lo entiendan. Nunca he visto un español hacer nada igual en Portugal. Ni apenas un saludo. Como ejemplo, en la ESO, en Portugal, el español (o castellano) es un idioma muy demandado, más que el francés. Con excepción de Extremadura, el resto de España no tiene esa opción.

 

- ¿Y en España conocemos Portugal?
Poco, aunque en los últimos cinco años, un poco más. Cuando llegué a España casi nadie conocía Lisboa, me decían que de pequeños habían ido al norte, a Viana do Castelo u Oporto, pero nada más. Desde que hay crisis en España, como no hay dinero para irse a otro país, y en Portugal todo es más barato, sí que Lisboa está de moda también en España. Y, sí, lo veo. ¡Voy a Lisboa, en un puente, en Semana Santa o en vacaciones en verano, y tengo la sensación que no he cambiado de país, a mi alrededor solo oigo hablar español! Los españoles deberían saber que los portugueses son sus mejores clientes. Portugal importa más de España que toda América Latina. En España se conoce muy poco nuestra cultura, nuestros escritores y cantantes.

- ¿La crisis, que afecta a todos los sectores, cómo ha afectado al mundo de la información y el periodismo en Portugal?
Si, afectó a casi todos. A todos los ciudadanos y nada a los políticos. Los políticos son los únicos que mantienen o aumentan todavía más sus privilegios. Mi sueldo es cada vez menor, por los recortes en Portugal. Salgo muchísimo menos de Madrid, cuando antes la excepción casi era estar en Madrid. Y en el mundo del periodismo la calidad interesa cada vez menos. A los más jóvenes se les enseña poco lo que antes eran reglas de oro del periodismo: preguntar y contrastar fuentes o informaciones. En las redacciones se apuesta por gente que gane y moleste poco. ¿Pero cómo van a molestar si sus sueldos son de risa (para no llorar!), cuando les pagan, y la precariedad es la regla? Además, a los partidos políticos y los gobiernos, por supuesto, les gusta facilitar las cosas y el ahorro a los medios. ¡Es irónico claro! A los periodistas se lo quieren dar todo hecho: las imágenes de los mítines, de los congresos, de las reuniones y cumbres… ¡Un día de estos hasta nos van a enviar las entrevistas hechas por sus asesores! Mientras tanto, o no hacen ruedas de prensa o dejan hacer dos preguntas en un acto donde pueden estar cincuenta periodistas... En España, la regla son los “canutazos” dónde el político de turno “mete su rollo” y se va cuando empiezan las preguntas. Es muy difícil que un ministro esté disponible para dar una entrevista a un medio extranjero.

 

Miguel Angel Aguilar

Miguel Ángel Aguilar, Premio a la trayectoria profesional relevante a lo largo de toda una carrera periodística

 

- Felicidades por el Premio. A lo largo de su carrera ha trabajado usted en todos los medios (agencia, diarios, revistas, radio o televisión…) ¿alguna preferencia?
El más apasionante quizás la dirección de la Agencia Efe, aunque cualquier puesto jerárquico implica una renuncia a la dedicación periodística a favor de las tareas de animación del equipo. El mayor reto es escribir; lo más ortopédico, la televisión; lo más natural, la radio.

 

- ¿Algún personaje al que siempre quiso entrevistar y no pudo? ¿Qué le hubiera preguntado?
Carezco de esa clase de frustraciones. He sido un entrevistador furtivo, nunca he tenido encomendada una serie de entrevistas y cuando la tuve el proyecto quedó incumplido.

 

- El periodista multimedia, el que entrevista, escribe, fotografía, graba, edita… ¿es el profesional del futuro?
El periodista multimodal es el presente. Pero la diversidad de funciones a cumplir si bien es ahorro para la empresa, en absoluto garantiza la excelencia. Y la excelencia será cada vez más demandada en el futuro. Los periodistas han de ser plantas potabilizadoras que suministren en medio de la inundación informativa el agua de boca de la inteligibilidad la puesta en contexto.

 

- La crisis ha provocado el cierre de muchos medios y el despido de miles de profesionales. ¿Es el peor momento del periodismo?
Nunca hay seguridad al servicio de la verdad. Los peores momentos del periodismo son también las mejores ocasiones de ponerlo en práctica.

 

- ¿Cómo están condicionando las redes sociales el trabajo de los periodistas?

Las facilidades de acceso a la red a veces son una tentación para que los periodistas se hagan sedentarios y renuncien a la observación directa de los acontecimientos, imprescindible para hacer bien el trabajo.

 

Agencia EFE

Agencia EFE, Premio a una empresa, institución o persona que haya destacado por su defensa y apoyo a los medios de comunicación

 

Entrevista: Fernando Moreno Martín, coordinador actos 75 aniversario de EFE

- Felicidades por el Premio. ¡Cómo ha cambiado la agencia desde aquel primer teletipo en Burgos hace 75 años. Ahora es una gran agencia multimedia presente en 180 ciudades de 120 países, realizando servicios en 4 idiomas!

Hoy en día la agencia no tiene nada que ver con aquella que comenzó hace 75 años, pero en el fondo seguimos siendo los mismos. Ha cambiado la tecnología, la presentación y los servicios, pero continuamos contando noticias. Aunque han pasado 75 años, la esencia sigue siendo la misma, ver lo que pasa y contarlo de la forma más objetiva posible. Cuando empezamos las noticias se escribían a máquina en papel de calco y los llamados cuartilleros iban repartiéndolas en bicicleta por los periódicos. Ahora, de otra manera, seguimos repartiendo las noticias.

 

- Y el trabajo del periodista también ha experimentado grandes cambios.
En esencia, el periodista de agencia, el agenciero, sigue siendo un hombre de inmediatez más que un cronista. Luego, el trabajo ha cambiado como la vida misma. Ahora los profesionales de la información están más preparados y la especialización es cada vez más fuerte. Y las redacciones son cada vez más jóvenes. Además, antes cada medio tenía su formato y ahora todos los medios tienen todos los formatos. Ahora somos distribuidores de contenidos multimedia.

 

-  ¿Cómo afecta al trabajo de una gran agencia como EFE el llamado periodismo ciudadano y las redes sociales?
Sin duda ha cambiado la forma de trabajar, porque antes casi los únicos que teníamos grandes redes de transmisión éramos las agencias y ahora cualquiera dispone de esas redes. Cualquier persona manda una foto a un lugar del mundo y a centenares de contactos de manera simultánea. Sin embargo, y aunque es verdad que cualquiera puede mandar una foto o una noticia a través de las redes sociales, esas mismas redes han ayudado a que cada vez se valore más la veracidad y la credibilidad de una agencia como EFE. En la agencia sabes quién está detrás de una noticia, las fuentes. Yo jamás me fiaría de una noticia porque la han dado en Twitter. Puede servir como alerta, pero nada más.

 

- Con respecto a las corresponsalías. ¿Serán las grandes agencias las únicas que podrán conservar y pagar a los corresponsales? 

La corresponsalía jamás estará al alcance de los pequeños medios. Es muy caro. Las grandes agencias podemos tener corresponsales porque tenemos como clientes a un colectivo de medios y se pueden dividir los costes.

 

- ¿Qué papel juega la agencia EFE en el mundo como vehículo para la expansión del español?
Desde siempre, una de nuestras misiones ha sido la expansión del español. Junto al Instituto Cervantes somos el vehículo más importante para la expansión de nuestro idioma. Todos los redactores y trabajadores de la agencia somos conscientes de nuestro papel en ese sentido y como vehículo de unidad, no solo con Iberoamérica.