Entrevistas con ex Presidentes del CIP


ImprimirPDF
Mohamed Abdelkefi - Entrevista 1

Mohamed Abdelkefi es escritor, periodista y traductor. Nacido en Túnez,  participó en la lucha del Movimiento Nacional Tunecino contra el protectorado francés y llegó a ser condenado a muerte. Fue presidente del Club Internacional de Prensa en 2006.  Con él continuamos las serie de entrevistas a ex presidentes del CIP en los que repasamos aspectos de su vida profesional y analizamos la profesión periodística, el papel de los corresponsales en la actualidad, los nuevos canales de comunicación, etc.

.- ¿Periodista o escritor?
¿Periodista o escritor? Es para mí como la historia del huevo y la gallina. Empecé muy joven en ambas ¨aficiones¨ de manera que no sé quién condujo a quién. Lo cierto es que mi contacto con relevantes profesionales del periodismo, seguido muy pronto por mi incorporación en radio Túnez, sección árabe, me animó a tomar el periodismo más seriamente y, por ausencia de establecimiento especializado, me matriculé por correspondencia en el Instituto de periodismo del Cairo y acercándome a los veteranos de aquella época, empecé mi iniciación en algunos diarios y tuve la suerte de tener destacados y brillantes profesionales, entre ellos el desaparecido Sr. Hedi Labidi, que considero como mi principal profesor; le debo mucho, o casi todo, de lo que sé de esta profesión. Escritor o periodista, hay que añadir profesor – prefiero enseñante – porque como se suele decir: nunca hay dos sin tres. Como ni el periodismo, ni la publicación garantizaban una vida ¨decente¨ conseguí la carrera de enseñante bilingüe y me quedé, a caballo, como se suele decir, entre dos profesiones y una afición. Como el hombre propone y Dios dispone, dejé las cosas en manos de este último porque mi vida no ha sido una alfombra de rosas. En resumen, me quedé en lo que puedo llamar escribano porque ambas actividades están basadas en el fruto de la pluma – ¡oh perdón! – del ordenador.

.- También ha traducido usted a grandes escritores como José Luis Sampedro. ¿El traductor es también autor?
El traductor es traidor según la famosa cita tradutore tradittore. Pero a pesar de esto es también escritor acrobático, si me permites la expresión; porque trasladar las palabras de un idioma a otro es cosa relativamente fácil; pero para trasladar un pensamiento, unos sentimientos, unas emociones de un mundo a otro, hay que ponerse en la piel de ambos lados; es, por así decir transformar una cultura en otra sin afectar a las ideas ni a los mensajes y menos a los sentimientos o el impacto del estilo. Será por esto que un famoso profesor británico dijo: “En la traducción sea fiel a la palabra; y más fiel al sentido.” Acabas de mencionar la sonrisa etrusca del llorado gran economista, novelista y amigo el Sr. J.L. Sampedro; no fue nada fácil traducir aquella maravillosa obra; sin contar el difícil estilo y escogido lenguaje del autor, todo pasaba en Italia, con el protagonista utilizando el dialecto ¨calabrese¨ - del sur de Italia - y el autor muy generoso en frases hechas como ¨meapilas¨ o ¨mujer de ley¨ a las cuales había que encontrar un equivalente en el nuevo idioma con el cual iba a vestirse la novela, en este caso el árabe. Con todo esto el traductor es de una forma u otra un falsificador, con buena intención, que se disfraza de autor, pero rinde un gran servicio al intercambio cultural, sirviendo de puente entre dos culturas, poniendo así su grano de arena en el edificio del entendimiento y la convivencia entre diferentes pueblos y culturas.

.- ¿Más allá de la lógica condena, qué lectura hace del tratamiento informativo que ha tenido el atentado sufrido por la revista satírica francesa Charlie Hebdo?
Tu pregunta a cerca de Charlie Hebdo, merece primero determinar o saber dónde empieza y dónde termina la libertad de expresión y también de información. Nadie hasta ahora, por razones más que obvias, quiere o se atreve a delimitar esas libertades de las cuales algunos abusan por más allá de cualquier ética, consideración o educación. Empezando por los ataques al profeta Muhammad hay que decir por lo pronto que ambas partes están equivocadas y no es faltar a la verdad decir que tanto las provocaciones como las reacciones contrarias, están movidas por otras razones donde encontramos la política con sus ingredientes estratégicos, económicos, intervencionistas y te dejo imaginar el resto de la lista. El profeta del Islam fue, es y posiblemente será el blanco de todo tipo de ataques; en su propia ciudad, por sus propios paisanos tuvo que afrontar de todo, lo que le obligó a emigrar; después libros y libros de diferentes niveles y lenguajes le trataron de todo sin que se registren violencias o reacciones fuera de la lógica y de lo admitido. ¿Por qué ahora se produce lo reprobado? Me preguntarás; te respondo como un gallego y te digo: ¿sabes quién ha comprado Charlie Hebdo un mes o dos antes de los lamentables acontecimientos? Pero como el asunto necesitaría más tiempo y espacio que lo que aquí tenemos, me voy a referir a un artículo publicado en Israel por el Sr. Shlomo Sand, uno de los más brillantes historiadores israelíes, autor, entre otros, del libro ¨Cómo fue inventado el pueblo judío¨; el artículo titulado Yo no soy Charlie se publicó en hebreo, por supuesto y lo recibí traducido al francés. Me hubiera gustado leértelo entero pero como ¨le temps oblige¨ o el tiempo obliga, te traduzco solo un párrafo del mismo  que dice: “Algunas caricaturas publicadas por Charlie Hebdo, que había visto muy anteriormente, me habían parecido de mal gusto; solamente una minoría entre ellas me hacían reír. Pero, ¡esto no es el problema! En la mayoría de las caricaturas sobre el Islam publicadas por el hebdomadario, durante el último decenio, he revelado un odio manipulador destinado a seducir más lectores, no musulmanes evidentemente. La reproducción de las caricaturas publicadas en el periódico danés por parte de Charlie me ha parecido abominable. Ya en 2006, había apercibido como una pura provocación, el dibujo de Mahoma con un turbante flanqueado de una granada. No era tanto una caricatura contra los islamistas como una estúpida asimilación del Islam al terror; es como si se identificara el judaísmo con el dinero. Se hace creer que Charlie se mete, indistintamente, con todas las religiones, pero es una mentira. Es cierto, que se ha burlado de los cristianos, y, a veces de los judíos; sin embargo, ni el periódico danés, ni Charlie se habrían permitido, afortunadamente, publicar una caricatura presentando el profeta Moisés, con una kipá y unas franjas rituales, en la forma de un usurero con aire astuto en el rincón de una calle…Estoy con y por la libertad de expresión, así como contra la incitación racista…” Creo que el Sr. Sand ha dicho todo y no me deja añadir más que la verdad en estos asuntos es otra, con diversos trasfondos y múltiples protagonistas. Por esto me parece que lo mejor que hay que hacer es callarse o decir la verdad; para mí mejor esta última para evitar que caigan más víctimas inocentes.

.- ¿Cuáles son a su juicio los principales errores que han cometido los medios cuando han informado del tema?
Tu pregunta es espinosa. Un refrán nuestro dice: ¿Quién puede decir al león tu boca huele mal? Tu sabes mejor que yo que los medios son cada día más ¨la voce del patrone¨, la voz de su amo y los amos hoy por hoy se han multiplicado; pero todos, como si se pusieran de acuerdo, no quieren que se sepa la verdad o toda la verdad. ¿La saben, esta verdad, los profesionales de la información? Los grandes y famosos, por lo menos, si que la saben, y a veces la dejan entrever; pero como dije anteriormente los medios no son suyos, pertenecen a otros y a estos, no les conviene siempre que todo se sepa. ¿Resultado? Avanzamos en el buyo, en la oscuridad dejando por el camino muchas víctimas, humanas y morales, entre ellas la verdad, la paz, la convivencia, la cooperación y la solidaridad.

.- Es usted miembro de  de la Organización de Periodistas en Internet (OPI). La red fue fundamental en la transformación de su país, Túnez… 
La red, y los inventos parecidos se convirtieron en una especie de mal necesario. Con todos los beneficios y las ventajas bien conocidos de estos elementos, la red empieza a hacer daños, a ser un mal quizá peligroso; se la puede comparar con un arma en manos de jóvenes inconscientes de su peligrosidad; la consecuencia cuando se pierda el control, caerá sobre todos. Algo de esto lo estamos comprobando con los así llamados muyahidines para no decir terroristas, con lo que circula sobre Libia, Mali y tantos otros lugares. Las falsas noticias y mal intencionadas, sobre todo cuando están formuladas por especialistas, hacen más daño que cualquier cáncer.


.- Túnez prendió la mecha de un movimiento de cambio en otros países. ¿Qué ha hecho posible el éxito de la transición en su país y no en otros?
En árabe decimos: se encuentra en el río lo que no se encuentra en la mar. Expresión para recordar que no hace falta siempre ser grande o fuerte para realizar grandes acciones u obras. Túnez es un país pequeño, sí, pero grande con su historia de tres mil años, historia rica y variada, cuyo resultado ha sido y es, un cóctel de culturas - si me permites la palabra - dando diferentes y sabrosos frutos. No hace falta recordar las épocas Jugurta, cartaginesa, romana o islámica para comprobar las realizaciones y los progresos del pueblo tunecino en varios y diferentes campos. Avances y realizaciones que ponían a Túnez en la vanguardia de su entorno. Túnez fue uno de los primeros países en abolir la esclavitud 1848; el primer país árabe en tener una constitución 1861, constitución que por cierto era mejor que la elaborada después de la independencia; Túnez ha sido el primer país árabe en tener partidos políticos estructurados modernamente 1920; primer país árabe en tener unas organizaciones sindicales 1925; el primer país árabe musulmán que prohibió la poligamia 1956; el primero también en establecer el control de natalidad; asimismo en vanguardia en dar el derecho de voto a la mujer 1957; Túnez es el primer país árabe en constituir y tener una organización de derechos humanos 1977; y ahora, es el primer país en derrocar un dictador y una dictadura pacíficamente. En cuanto a la transición, que afortunadamente ha terminado bien a pesar de los altos y bajos que pusieron al país al borde del precipicio, no fue como esperábamos y personalmente sentí una gran desilusión ante los acontecimientos. Pero mirando objetivamente, uno se da cuenta que el retraso, la confusión, los desacuerdos, la ausencia de disciplina o el desorden no eran más que la consecuencia de la ausencia de liderazgo. Hubo momentos que el país estaba al borde del no retorno; pero como siempre, venció la razón y la moderación dentro del consenso. ¿Sabes a quién es debido una gran parte del suceso? A las mujeres que con decisión, abnegación y pacíficamente obligaron, apoyadas por todos, a la constituyente a responder a las aspiraciones populares. Para resumir es la naturaleza y la formación del pueblo tunecino, activo, decidido, moderado y pacífico, lo que ha triunfado.
 

.- ¿Hay algún paralelismo entre la transición española y la tunecina?
En tu pregunta has empleado la palabra adecuada: paralelismo y no semejanza o similitud porque como me dijo Don Emilio Romero o Don Marcelino Camacho cada país tiene sus características, sus condiciones y tantos otros factores que forman la peculiaridad en todo. Una de las características de Túnez es estar al tanto de lo que ocurre fuera de sus fronteras, y por supuesto, la modélica transición española o el cambio en África del sur no dejaron de inspirar al pueblo tunecino. Yo mismo publiqué en los años ochenta un libro sobre la experiencia española titulado: “España de la dictadura a la democracia - ejemplo a seguir-“, con una intención muy clara, que afortunadamente fue acertada, de modo que durante la transición tunecina me pidieron una segunda edición que fue presentada en varios sitios y a través de muchos medios de comunicación. El Señor Felipe González, y otros, han sido invitados para hablar de sus propias experiencias que sin ser copiadas, inspiran y ayudan a encontrar el buen camino. El pueblo tunecino, sin ser fanático, más bien al contrario, es un pueblo que por tradición quizá, sigue muchos los mandamientos y las orientaciones del Islam. En lo que nos concierne ahora constatamos que siempre aplica el famoso dicho “el sabio es aquel que aprende del otro”. En una palabra aprovecha de las experiencias y errores ajenos.

.- Si Internet y las redes sociales han sido capaces de cambiar países, ¿cómo cree que han transformado las redes sociales el mundo de la información?
Creo que puedo decir que este invento se ha convertido en un mal necesario. Posiblemente nos estamos fijando solamente en sus ventajas, que son muchas, pero no nos paramos en sus daños que no son menos numerosos que las otras. Para no perdernos en aclaraciones basta pararnos en la información en general. Los medios tradicionales, con todos los defectos que les podría uno achacar, han tenido, tienen y tendrán siempre sus normas, sus límites morales y de toda índole y tienen una ética, que no es poco. Pero, a excepción de los periódicos digitales que respetan las normas y ética de los de papel, las llamadas redes sociales que no tienen nada de social, actúan, difunden, “opinan”, inculcan informaciones, ideas, principios y todo lo que el cerebro humano es capaz de inventar, imaginar, sin estar sujetas u obedecer a ninguna ley, ética o moral; si añadimos las manipulaciones, falsificaciones, intrusiones con intenciones de todo tipo, podemos calcular los daños y peligros que podrían causar, y causan ya, estas redes sociales.

.- ¿Los medios tradicionales pierden capacidad de influencia?
No creo que los medios tradicionales pierdan influencia. Que pierdan expansión y difusión esto sí; pero conservarán siempre su  valor, impacto y capacidad de influencia. Hubo el mismo temor por la radio al llegar la televisión pero la radio sigue tan sana como antes o mejor. La radio está siempre más cerca del ciudadano y del oyente en general, su impacto está más sano que el televisivo, a pesar del exceso de publicidad en algunas emisoras. Te digo más, no creo equivocarme al afirmar que la televisión hizo más daño al cine que a la radio.

.- ¿Y cómo cambian las redes sociales el papel del corresponsal?
El corresponsal, como todo en esta vida, ha visto su tarea y sus medios cambiar, diversificar y progresar; desde la carta, al telegrama, al teléfono, al fax y ahora con el correo electrónico. Este último, es decir la red, por un lado ha facilitado el trabajo del corresponsal en sus diversos contactos, incluido su medio; por otro lado le ha quitado gran parte de su trabajo por entregar rápidamente todo género de noticias directamente al medio. En consecuencia la tarea del corresponsal cambió de forma y contenido. El corresponsal prácticamente ya, no transmite noticias pero su presencia sobre el terreno de los acontecimientos, sus contactos y sus conocimientos de los protagonistas, hacen de él un testigo privilegiado, y sus aclaraciones y comentarios dan un soplo de vida y realismo a las noticias aunque recibidas a través de la red.

.- ¿Es usted usuario de redes sociales?
Si digo que estoy contra las redes sociales no estaría lejos de la verdad. Y si digo que no sé lo que es Facebook, Blog, Twitter o similares no me creerían. Digo no sé en el sentido de usar bajo cualquier forma. La única explicación que podría dar en este asunto sería que, posiblemente, no veo más que inconvenientes, sus malos efectos, es decir sus lados negativos cuyo resultado ha sido el completo olvido de sus ventajas. Muchos de mis amigos me pidieron y piden con insistencia que abra una página web donde “exponer” mis obras, mis artículos y todo lo que salga de mi pluma, mientras yo sigo negándome. Sobre este tema y otros parecidos -basta recordar el teléfono móvil-, me niego instintivamente a caer presa de la publicidad, del lavado de cerebro propagandista solamente para decir o presumir, de estar al día. Evolucionar con los avances y progresos científicos y de toda índole es no solamente necesario sino obligatorio a veces porque la vida es evolución, es avance, es cambio, es progreso, pero cada uno debe tomar lo que le conviene, según sus necesidades, sus posibilidades, sin caer en el error de muchos que es: hacer como los otros, es decir por miedo “al qué dirán” o por estar al día a cualquier precio. Creo que se puede estar al día sin ser esclavo de todo lo que se ofrece.

.- Como corresponsal Al-Arab, ¿qué temas de España interesan más a los lectores de su diario?
Soy corresponsal, sí, pero con el tiempo creo que mi papel se ha trasformado; con mi grano de arena intento participar en fortalecer el puente entre España y el mundo árabe, puesto que mi periódico es panárabe; un puente para profundizar los conocimientos mutuos, afianzar los lazos culturales, económicos, sociales y políticos para más entendimiento y mejor cooperación. Con estas ideas y estos ideales, compartidos siempre por nuestro director, que en paz descanse, y por la mayoría de los lectores, todo lo que es español goza de un gran interés. En lo político el cambio conocido ya como transición, ocupó gran parte de mi actividad durante casi una década, la segunda mitad de los setenta y la primera de los ochenta; esto me animó a escribir un libro, en árabe por supuesto, “España de la dictadura a la democracia – ejemplo a seguir”. Tuve el placer de entrevistar a gran número de los personajes protagonistas en todos los campos de la vida política, económica, cultural y social española: Adolfo Suárez, Felipe González, Fraga, Carrillo, Ferrer Salat, José Mª Cuevas, Ruiz Giménez, Gutiérrez Mellado, Tamames, Tierno Galván, Mayor Zaragoza, Adolfo Marsillach y  Antonio Gala a quien presenté con Torrente Ballester y  Luis Chamizo en un libro titulado “Tres plumas españolas”, por citar algunos. Otros aspectos de la vida española no escaparon a mi mirada y me dieron gran satisfacción por el interés que les prestaron los lectores; hablo por ejemplo de la cabalgata de los Reyes Magos, las Fallas, las fiestas de San Isidro, la feria de Sevilla e imágenes parecidas. Con todo esto hay que recordar que como miembro del CIP figuraba en casi todas las delegaciones invitadas por instituciones o presidentes autonómicos. Dos o tres veces en Cataluña, otras en Valencia, Soria, Galicia, Extremadura, Sevilla, Málaga, semana culinaria en Granada, dos días en el parque de Doñana y la lista es larga como las cuatro décadas en las que no me limité al papel informativo del corresponsal sino, como he dicho anteriormente, como ciudadano de este gran mundo mediterráneo que busca participar en acercar los pueblos de sus orillas y garantizar la paz y el bienestar, no solamente en esta zona sino en todo el mundo si es posible.

 

Otras entrevistas a ex presidentes del CIP:

Armando Puente

Francisco Giménez Alemán

José Antonio Gurriarán

Robbert Bosschart