Entrevistas con ex Presidentes del CIP


ImprimirPDF
José Antonio Gurriarán con José Soares

Periodista y escritor, José Antonio Gurriarán fue presidente del Club Internacional de Prensa entre los años 2007 y 2008. Con él continuamos una serie de entrevistas a ex presidentes del CIP, para repasar con ellos algunos aspectos de su vida profesional y analizar la profesión periodística, el papel de los corresponsales en la actualidad, los nuevos canales de comunicación, etc.

.- Toda una vida dedicada la información, desde sus inicios en la agencia Hispania Press hasta la última corresponsalía en Bruselas. ¿En qué momento considera que está la profesión? ¿Están los profesionales del periodismo viviendo el peor momento de la historia?

Estamos seriamente afectados por cuatro dolencias graves: la crisis económica con sus secuelas de descapitalización de las empresas periodísticas y el desempleo, la tardía respuesta de los medios a los nuevos caminos que abrió Internet, el insaciable control del poder de informar por determinados políticos inseguros de sí mismos y la berlusconización o banalización de la información por falsos periodistas aficionados al griterío. De todos modos no pienso que sea el peor momento de la historia: los hemos mucho peores, sin ir más lejos los cuarenta años de la Dictadura franquista.

.- Desde noviembre de 2008 más de 10.000 periodistas han perdido sus puestos de trabajo en España y 70 medios de comunicación han cerrado. ¿Sólo por la crisis? ¿Estaba el sector de los medios sobredimensionado?

Posiblemente sí estaba sobredimensionado, pero no creo que lo estuviera más que el sector inmobiliario, la banca, las consejerías de algunas autonomías o la Conferencia Episcopal.

.- Usted fue el último director del diario Pueblo. ¿Cómo aquel cierre? 

Muy duro para todos los que trabajábamos allí y nos preguntábamos porqué podía haber televisiones y radios públicas y no periódicos, cuando lo fundamental no es el soporte del medio, sino el mensaje que se transmite por él.

.-Ha ocupado cargos directivos en TVE y RTVA. ¿Cuál es el su juicio el papel que deben desempeñar las televisiones públicas?

Además de la información diaria, cubrir espacios institucionales, de cultura, educación, solidaridad y libertad, que, por no ser rentables económicamente o porque no les gustan, le prestan escasa atención las privadas.

-Hay mercado publicitario y justificación para que exista una televisión pública en cada comunidad autónoma?

Justificación en la España descentralizada y solidaria de las autonomías, creo que si la hay; mercado ahora, no parece haberlo para nadie. Si quieren subsistir tendrán que ajustar las cuentas a la realidad económica, olvidarse de obras faraónicas y mejorar la productividad como cada quisque.

-¿En España son posibles los medios públicos independientes y no de partido?
¿Por qué no? Pueden serlo tanto o más que los privados que  se mueven por intereses crematísticos.

 

.- En la RTVA puso a presentar un informativo a una persona invidente, Nuria del Saz. Dice usted que el algo de lo que se siente especialmente orgulloso…
Así es, el atentado que sufrí me dejó secuelas físicas importantes y me dotó de una especial sensibilidad en el tema de las minusvalías. Nuria era una joven con necesidad de comunicarse con los demás e intuición periodística, dispuesta a superar los límites de la ceguera. Su abuelo le instaló una pequeña emisora en su casa de Sevilla, se la quisieron cerrar, batalló, la seguí, me reuní con ella y le pregunté si sería capaz de presentar el informativo del Segundo Canal, del que yo era director. Respondió que sí con seguridad y me fui con ella a la ONCE por si precisaba alguna ayuda técnica. No fue necesario: inventó una especie de Morse y se entendía con el control y “veía” las  imágenes de maravilla…Entonces era la única invidente que presentaba un telediario en el mundo y vinieron a entrevistarla de muchos países, desde Estados Unidos a Japón. Un gran ejemplo.

.- Dejó los despachos para volver a ocupar una corresponsalía. ¿Aburrido? ¿Decepcionado? ¿Presionado?
Los periodistas tenemos una vocación múltiple, que enriquece nuestras experiencias. Nos gusta cambiar de temas, ambiente, país, empresa y hasta nos gustaría cambiar de profesión. Al menos eso me ha sucedido a mí, he querido ser músico, médico, escritor, agricultor…

-Ha sido usted corresponsal durante muchos años. Ahora, la crisis económica ha hecho que medios de todo el mundo prescindan de sus corresponsales  ¿Hay futuro para las corresponsalías? ¿Sobrevivirán solo en los medios públicos?
Tanto en los medios públicos como en los privados siempre interesara el buen corresponsal que, por su forma de contar, capacidad de documentarse y conocimientos simplifica y personaliza información.

.- Aunque no fue un atentado dirigido contra usted, ha sido víctima directa del terrorismo. En los últimos meses hemos visto, casi en directo, asesinar y secuestrar periodistas.  La seguridad de los profesionales de la información es otro de los motivos para plantearse si seguir o no informando sobre el terreno. ¿Cuándo hay que dejarlo?
Siempre se ha dicho y he sabido que el periodismo es una  profesión con riesgos, en ocasiones  graves, pero el mayor riesgo es no hacer nada. ¿Cuándo hay que dejarlo? Si fuera posible nunca.

.- ¿Qué le parece el papel que desempeñan las redes sociales en el periodismo actual? Cualquier persona, en cualquier parte del mundo, puede dar una primicia o hacer una foto de repercusión mundial…
Estoy casado con una periodista mucho más joven que yo, con gran sensibilidad y facilidad para las nuevas tecnologías de la información, que me transmitió su interés por el tema y, aunque llegué tarde y era reacio al principio, llegué a tiempo para olvidarme del papel y de la máquina de escribir,  navegar y enriquecerme con ese mundo nuevo.

.- La investigación del asesinato de JFK ocupa un lugar destacado de su biografía profesional. ¿Imagina esas calles de Dallas llenas de gente pero esta vez con teléfonos móviles grabando y haciendo fotografías?
De 1964 a hoy cambió todo mucho, los medios para captar y transmitir la noticia y las calles y ciudadanos de Dallas, pero no olvidemos a aquel Zapruder que estaba allí y con una Super 8 de aficionado filmó en directo el asesinato del presidente americano y dejó al mundo el gran documento del magnicidio.

.- ¿Es usted usuario de redes sociales? ¿Por qué?
Todos los días les dedico cuatro  o cinco horas. ¿Por qué? Para informarme y alimentarme profesional e intelectualmente. Ya que no puedo evitar el envejecimiento físico trato, al menos, de detener el mental.

.- Ha conocido y entrevistado a algunos de los más importantes personajes nacionales e internacionales de nuestra historia reciente.  ¿Quién y por qué le ha impresionado más?
Severo Ochoa por la sencillez, Azorín por el lenguaje, Cela por el desparpajo, Sara Montiel por su belleza, Felipe González por su idea de España, Salvador Allende por su fuerza moral, Amalia Rodrigues por su humildad, Salvador Dalí por su locura creadora, Juan Carlos I por el valor de abdicar a tiempo.

.- Usted hizo la primera entrevista al príncipe Felipe de Borbón cuando éste estudiaba en Canadá. ¿Si pudiera entrevistarle ahora como Rey, cuál sería la primera pregunta que le haría?
Le preguntaría si pensó algún día hacer lo que hizo su pariente, Eduardo VIII de Inglaterra, que dejó el trono por el amor de una mujer, si cambiaría La Zarzuela por el amor de Letizia.