Entrevistas con ex presidentes del CIP


ImprimirPDF
Entrevista a Francisco Giménez Alemán

Francisco Giménez Alemán fue presidente del Club Internacional de Prensa en 2009.

Con él iniciamos una serie de entrevistas a ex presidentes del Club que publicaremos durante las próximas semanas. Con los ex presidentes del CIP, veteranos y reconocidos profesionales de la información, repasaremos algunos aspectos de su vida profesional y analizaremos la profesión periodística, el papel de los corresponsales en la actualidad, los nuevos canales de comunicación, etc.
 
.- Toda una vida dedicada la información. ¿En qué momento considera que está la profesión? ¿Están los profesionales del periodismo viviendo el peor momento de la historia?
No seamos pesimistas. El Periodismo estaba peor con Franco o cuando el duque de Alba decía aquello: "que pasen y coman". Otra cosa es el intento no disimulado del poder político y económico por controlar a los profesionales.
 
.- La crisis está acabando con miles de puestos de trabajo. ¿Cree que el producto final, el que los ciudadanos leen, escuchan o ven, ha perdido calidad?
No de forma general. Hay medios que, pese a las dificultades, mantienen el tipo. Pero otros muchos han perdido rigor, respetabilidad y sobre todo credibilidad. Alguna TV ha prostituido el concepto de información. Si los que participan en esos programas basura se hacen llamar periodistas yo debo ser marciano. Pero lo que ha machacado la crisis es el empleo para dar paso a la precariedad, de suerte que muchos periodistas seniors han sido literalmente fumigados y sustituidos por becarios sin experiencia. Esto redunda en la calidad de la información, e incluso en la ortografía y la sintaxis.
 
.- Hasta hace poco, el periodista escribía, el fotógrafo hacía fotografías y el cámara grababa imágenes.  Ahora al periodista se le pide que sea multimedia,   que escriba, fotografíe, grabe, edite… ¿Le gusta el modelo?
Es lo que podríamos llamar el periodista-orquesta.
 
.- Ha sido usted director de un diario como ABC.  ¿Con qué soporte se queda? ¿Papel, internet o los dos?
El soporte es lo de menos. Lo que importa es el contenido. No soy ningún nostálgico del papel. Cada época tiene su afán. Y cada día.
 
.- Y para tratar la información ¿el diario o un suplemento como el  dominical que también dirigió?
El dominical fue un gran invento del New York Times en los años 30 que ha tenido réplicas en todo el mundo. En España, los suplementos del domingo están mejor hechos que el diario. Acaso porque hay más tiempo para cerrarlos.
 
.- Fue usted director general de Telemadrid. ¿Cuál es el papel de los canales autonómicos públicos? ¿Hay espacio para ellos con el mercado publicitario actual?
Hay espacio y son necesarios. Telemadrid se puso como ejemplo de imparcialidad informativa y pluralidad. Su necesidad deriva de que deben atender aspectos de servicio público que no cubren las privadas. Nosotros liquidamos Tómbola, infame programa impropio de una TV pública, y creamos un excelente programa cultural, Cinco Sentidos, que presentaba Montse Iglesias, actual directora general del INAEM. Para eso sirve, entre otras cosas, un medio pagado con fondos del común.
 
.- El Club Internacional de Prensa nació punto de encuentro entre los corresponsales de los medios de comunicación extranjeros que trabajaban en España y sus colegas españoles. ¿Cómo ha cambiado el papel del corresponsal en las últimas décadas?
Un presunto editor me dijo una vez que para qué mantenían los periódicos tantos corresponsales cuando todas las noticias venían por las agencias. Esto, acaso, explica el poco aprecio que hoy tiene el corresponsal, especialmente el español, donde su trabajo no es valorado como en los tiempos de José María Massip, Josefina Carabias, y más atrás Chaves Nogales y Josep Pla.

.- La crisis económica y del modelo informativo hacen que muchos medios comiencen a cuestionarse la  figura del corresponsal.  ¿Hay futuro para las corresponsalías? ¿Sobrevivirán solo en los medios públicos?
Están siendo jibarizadas poco a poco. Pero su papel me parece fundamental en el Periodismo. Sin las buenas plumas de los corresponsales todos los medios serían clónicos.
 
.- ¿Cómo condicionan las redes sociales y el llamado “periodismo ciudadano” el trabajo de los periodistas?
La información es hoy un patrimonio universal gracias a las redes sociales, que además han fulminado cualquier intento de censura de los medios tradicionales. Todo lo que sucede se sabe al momento. Siempre hay un ciudadano con su móvil o su tableta que lo pone en circulación. Y controlar este fenómeno es como querer poner puertas al campo.
 
.- ¿Es usuario de redes sociales? ¿Por qué?
Muy poco.
 
.- Del Premio Nacional de Redacción que ganó cuando tenía 13 años hasta hoy. ¿Sigue con ganas de ejercer el periodismo?
Aquel Premio que me entregó el entonces ministro de Educación, don Joaquín Ruiz-Jiménez,  marcó bastante mi destino. En mi casa, por tradición, querían que fuese médico, y cuando le dije a mi padre que sería periodista, me contestó: "Harás también una carrera". Sigo con ganas, pese a todo, ya desde la barrera de un jubilado.
 
.- ¿Alguna noticia que le gustaría dar?
La que todos pueden imaginar.