Antón Reixa: “La gratuidad podría extinguir la industria cultural”


ImprimirPDF
Desayuno informativo con Antón Reixa

Antón Reixa, candidato a la presidencia de la Sociedad General de Autores y Editores, SGAE, por AUNIR, Autores Unidos por la Refundación, ha asegurado que “hay que preservar los derechos de los autores en Internet” y que “la gratuidad en la red podría extinguir la industria cultural”.

En un encuentro informativo organizado por el Club Internacional de Prensa, Reixa ha señalado que “no podemos criminalizar a los usuarios, pero debemos defender a los creadores” y ha pedido un diálogo entre todos los operadores implicados para evitar “el colapso” del sector.

El autor musical, audiovisual y dramático considera que en Internet “hay que perseguir y sancionar lo que no es legal” y ha añadido que “cuando se defrauda en la red se atenta contra la gran industria y contra el pequeño creador”.

Antón Reixa, cuya candidatura tiene como objetivo “devolver la SGAE a sus socios”, ha recordado que la función de la Sociedad General de Autores y Editores es “recaudar y repartir” y ha admitido que es necesario “conseguir la reconciliación con la ciudadanía” porque “tenemos una imagen horrorosa que hay que restaurar desde un cambio en las prácticas”.

Reixa, quien ha defendido el derecho de autor como “un bien social”, ha recordado la Operación SAGA y ha prometido, desde su candidatura, “mayor transparencia en la gestión”.

Para él, la situación actual de la SGAE es responsabilidad “de los propios socios que hasta ahora no hemos participado”, aunque también ha acusado al Ministerio de Cultura de no actuar como organismo regulador. “Ni el Ministerio anterior, ni este. Ahora nadie quiere hablar con la SGAE”, ha dicho.

El candidato a la presidencia de la SGAE ha reclamado la creación de “una ventanilla única que permita unificar la recaudación y simplificar el proceso” y ha defendido el sistema de gestión colectiva de los derechos de autor. “Hay sociedades como SGAE en toda Europa. La gestión de los derechos de autor no puede pasar a manos de la Administración, ni a manos privadas”.